Universidad

Descubrir Barcelona

Las mejores pizzerías de Barcelona

  • Miguel Cabré, 23 de Marzo de 2020
  • 3 mins de lectura
Pizzerías Barcelona

La oferta gastronómica en Barcelona es extraordinaria y nos permite probar comidas de todo tipo y de todos los precios. Hoy vamos a proponeros las que para nosotros son las mejores pizzerías de la ciudad Condal.

Después de semanas golpeados por la crisis mundial que está siendo la COVID-19, es recomendable que aún mantengamos las precauciones y sigamos lo que dicen nuestras autoridades. Pero esta situación pasará y, con esta certeza, hoy os traemos las mejores pizzerías de Barcelona para que, cuando salgáis, lo hagáis con una sonrisa de oreja a oreja.

La historia de la pizza es incierta, dado que en los países mediterráneos se han hecho panes planos con distintos aliños desde tiempos inmemoriales. Nosotros, para situar el nacimiento de la pizza, abrazamos la teoría napolitana.

Nos situamos, pues, en los inicios del siglo XVIII, en los barrios más pobres de la ciudad de Nápoles. En ese momento se cree que fue cuando, por fin, se conjugaron los tres elementos básicos (y únicos, si eres un purista) que ha de tener una pizza margherita: la masa, el tomate y la mozzarella. Era la comida de los pobres y de inmediato se creó un vínculo, que ya es histórico, entre Nápoles y la pizza. Y llegados a mediados del siglo XVIII empezaron a surgir versiones derivadas en la ciudad, por ejemplo la marinara (sin queso) o la napoletana (con anchoas en salazón).

Las mejores pizzas italianas de Barcelona

Las mejores pizzas son las tradicionales, las que más dependen de tener un buen producto y una técnica perfecta. Barcelona tiene una colonia de italianos importante que nos brinda una buena colección de estas pizzerías.

Empezamos con L’ Antica Pizzeria Da Michele, esta es una “franquicia” de la original que abrió la familia en Nápoles en el 1870. El éxito de la original ha servido para que los herederos hayan abierto algunas pizzerías por Europa. En Nápoles solo tienen dos pizzas, la margherita y la marinara; aquí la carta sigue siendo corta, pero añaden la calzone con jamón y una pizza fritta. Esta pizzería, en el corazón de l’Eixample, os transportará desde el primer bocado a las calles de Nápoles.

Si queréis ser muy puristas, La Briciola es vuestro sitio. En La Briciola llevan 31 años ofreciendo las mejores pizzas a los barceloneses y turistas que se acercan al carrer d’Olzinelles. Los ingredientes vienen directamente de Nápoles, incluso el agua con que hacen la masa viene de la ciudad italiana.

Otro buen lugar para probar pizzas clásicas y otras de muy originales, pero manteniendo siempre la tradición de fondo, es el Frankie Gallo Cha Cha Cha. Esta pizzería tiene infinidad de espacios donde podréis degustar sus pizzas o su extraordinaria porchetta (en dos palabras: Im Presionante).

La oferta va mucho más allá y no os podéis perder sitios como el Buon Appetito, The Dirty Office o las pizzerías NAP.

Las otras pizzas de Barcelona

La migración de aquellas clases populares que crearon la pizza hizo de este un plato internacional. La mezcla de culturas nos ha traído versiones inimaginables y que en muchos casos se podrían considerar sacrilegio o crímenes de lesa humanidad (piña, ¿en serio?). Esta globalización de la pizza hace que en Barcelona tengamos de todo y valga la pena salir a probar las mejores de la ciudad.

La población italiana en Estados Unidos ha sido determinante en la historia reciente, desde la política a la cocina mundial se han visto afectados por esta relación. Los americanos rápidamente se apropiaron de la pizza y la hicieron a su gusto, más gruesa, con más queso, más de todo. En Barcelona, podemos probar también estas pizzas sin tener que ir a una cadena multinacional. En Tomasso encontraréis las mejores pizzas neoyorkinas, hechas con todo el cariño del mundo y que van perfectas con sus cervezas.

Algo parecido pasó con la migración italiana hacia Argentina. Esta mezcla ha llegado a Barcelona y lo podemos ver en la pizzería Av. Corrientes, junto al Camp Nou, donde nunca diréis: “A mi pizza le falta queso”.

Otras naciones tienen sus versiones derivadas de la pizza napolitana y en nuestra ciudad encontraréis muchas más de las que hemos comentado. Sea napolitana, romana, italoamericana o japonesa, lo principal es entender que la pizza es una celebración. Con una pizza, los amores, las tristezas y las amistades saben mejor.

También te puede interesar