Universitat

Storytelling en la entrevista de trabajo

El arte de diferenciarse en un proceso de selección

  • Karina Henao, 6 de Maig de 2019
  • 3 mins de lectura
Foto: Tumisu

¿Qué tan cerca está la tecnología, con sus algoritmos, de reemplazar el factor humano en un proceso de selección? Por suerte, aún tenemos la oportunidad de diferenciarnos y demostrar de lo que somos capaces, para ello hay que jugarse las mejores cartas durante la entrevista de selección.

People analytics, gamificación, tests online, plataformas y redes sociales son algunos ejemplos de la presencia creciente de los recursos tecnológicos en la selección del talento. Sin embargo, todos estos caminos acaban desembocando en el inevitable paso por la entrevista personal, aquella que determina la decisión final y que es inexcusable para definir si un candidato encaja o no en el puesto vacante. El 88% de las empresas en España sigue utilizando la entrevista como método de selección por su eficacia y el 89% realizan entrevistas estructuradas para preguntar sobre las conductas.

Y uno se pregunta, ¿para qué tanta tecnología, robots de búsqueda, chatbots e inteligencia artificial si la decisión final la tomará una persona? ¿Alguien podría inventar un algoritmo que seleccionara los mejores perfiles? Pero esto es algo que para muchos puestos de trabajo será difícil de definir (aunque existen serios intentos por conseguirlo). Para nuestra ventaja o desventaja, el ser humano es aún muy complejo y, en algunos casos, impredecible, cuando de trabajar con otras personas se trata. Por eso, el filtro subjetivo de la entrevista sigue siendo crítico para la elección del mejor candidato.

Entonces, si la entrevista se encuentra dentro del espectro subjetivo, ¿cómo pueden los aspirantes salir victoriosos si depende de lo que le guste o no le guste a la persona que les entrevista?

Para los expertos de selección resulta monótono y aburrido enfrentarse a días sin fin, con agendas llenas de entrevistas acordadas para escuchar vidas sin alma. La pregunta es: ¿cómo destacar y diferenciarte?, ¿cómo explicar de una manera atractiva tu vida y tus mejores competencias profesionales dejando un impacto positivo en tu interlocutor? La respuesta está en la explicación de historias o storytelling. No hay nada más efectivo para cautivar a una auditorio que narrar anécdotas o cuentos. Los grandes oradores se cargan de historias propias o ajenas, cuentos y pequeños relatos para atrapar a su audiencia. Este recurso del storytelling puede ser muy potente si lo usas en tus entrevistas.

Recapitulemos. Cuando inicias un proceso de selección, tu primer objetivo es obtener la atención del seleccionador para que se fije en tu CV y consigas que te llame o escriba para realizar una entrevista, al fin y al cabo, allí será cuando podrás explicar en detalle lo mejor de tu perfil y el entusiasmo que sientes por la empresa o la vacante.

Si consigues llegar a este paso, hace falta una buena preparación, conocer en detalle la empresa, leer noticias sobre sus últimas novedades y familiarizarte con la descripción del cargo a cubrir. Una vez tienes en frente al reclutador, normalmente iniciará el contacto preguntándote por temas generales de tu curriculum y demás información que conoce sobre ti. En este momento es cuando será interesante que tengas preparadas pequeñas historias para que puedas explicar tus mejores habilidades a partir de tus propias vivencias y experiencias.

Cuando prepares tu entrevista de trabajo ten presente aquellos momentos, situaciones o personas que han impactado en tu vida y que, para bien o para mal, han hecho que hoy seas la persona que eres y tengas los deseos y proyectos que tienes.

Puedes empezar listando las competencias que mejor te definen y cruzarlas con los requisitos que solicita el puesto al que aplicas. Una vez las tengas identificadas, busca en tus recuerdos qué episodios de tu vida, en tu trabajo, en el colegio, en la universidad o con tus colegas, evidencian que has utilizado o perfeccionado tales competencias. Finalmente, intenta describir, en historias que no duren más de 50 segundos, elementos como: con quién estabas, dónde y qué te pasaba cuando solucionaste aquella dificultad o cómo viviste aquel momento.

Por ejemplo, para explicar un evento del que te sientas orgulloso, típica pregunta de una entrevista de selección, puedes explicar qué sentiste cuando una tarde de enero, estando en con tu mejor amiga tomando un chocolate calentito, recibiste un email que te decía que te habían concedido el destino de Erasmus que buscabas. Entre líneas, el buen reclutador podrá inferir todos los valores implícitos en tu historia y, si eres hábil explicando la situación, querrá incluso saber más de aquel episodio de tu vida. Así es como, en 50 segundos, has dicho (entre líneas) que has tenido una experiencia fuera del país, que no todos tus compañeros disfrutan de este privilegio, que consigues lo que te propones o que has sido capaz de sobrevivir lejos del cuidado de los padres, lo que te ha dado mucha autonomía.

Las historias, como los cuentos o las fábulas, nos permiten imaginar más allá de lo que dicen las palabras y más aún, nos permiten conectar con tales emociones. Si consigues que el entrevistador conecte con tus emociones: ¡Eureka! Es el objetivo que persigues. Has vinculado tu subjetividad a la suya. Explicando lugares, personas y eventos podrás describir una historia, que solo tú puedes contar, donde podrás destacar por lo que tú eres y has vivido y, de paso, demostrar que pueden apostar por tu perfil para ocupar la vacante a la que aspiras.

Lo que siga después dependerá de otras variables ajenas a tu control, pero tú ya te puedes sentir a gusto con el resultado de tu esfuerzo. Con esta elaboración, podrás acceder al cargo que mejor encaja con lo que ciertamente te describe y ese será el mejor reto a alcanzar: trabajar en aquello que más te ilusiona mientras sigas creciendo como persona.

Habría más elementos a tratar sobre la entrevista, tales como: ¿Qué preguntar cuándo me den la oportunidad para hacerlo?, ¿Cómo indagar sobre mi salario?, ¿Debo decir si estoy participando en otros procesos de selección? pero estos serán temas que podremos abordar en otro artículo.

També et pot interessar