Investigación LCA4Climate

Avances

Nuevos aditivos minerales para reducir el uso de plástico

  • Marti Badal, 22 de Mayo de 2019
  • 2 mins de lectura
Plástico granulado
Foto: Plástico granulado. Shutterstock

Según la tesis doctoral recientemente defendida por la investigadora de la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático ESCI-UPF, Didem Civancik-Uslu, calificada de sobresaliente Cum Laude, el uso sostenible de materiales plásticos sería posible con la incorporación de aditivos minerales.

Hay mucho más en los plásticos de lo que parece. Los aditivos, por ejemplo: compuestos añadidos a la estructura básica del plástico para mejorar sus propiedades físicas, como la flexibilidad, la opacidad, la conducción térmica y, en general, su durabilidad. Los aditivos minerales son particularmente comunes, su coste es bajo y cuanto más usas, menos compuestos petroquímicos en el sistema. Pero, ¿son respetuosos con el medio ambiente?

Con esta idea en mente, la Doctora Didem Civancik-Uslu, investigadora en la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático ESCI-UPF, supervisada por el profesor Pere Fullana i Palmer, director de la Cátedra, emprendió un proyecto para determinar el impacto de los aditivos con base de carbonato de cálcico (compuesto químico de fórmula CaCO3) y de talco en la sostenibilidad global de productos concretos. Puesto que la revisión de la literatura científica previa apenas ofreció datos de referencia, Civancik-Uslu empezó su investigación casi desde cero.

La metodología usada fue el Análisis de Ciclo de Vida (ACV), una revisión sistemática de cada paso en la vida de un producto, desde el origen de los materiales de construcción hasta el transporte, producción, uso y descarte, incluída su capacidad de ser reciclado. El ACV es la metodología más usada internacionalmente para determinar la sostenibilidad de los productos y, puesto que está certificada por los estándares ISO, su aplicación es homogénea.

Durante su investigación, financiada por la compañía española GCR Group, Civancik-Uslu aplicó la metodología ACV a una variedad de productos de plástico, tales como bandejas de comida, tubos de productos cosméticos y bolsas de plástico. Todos ellos pueden fabricarse con aditivos minerales o sin ellos y el objetivo era determinar si la adición de estos compuestos en la estructura básica del plástico resultaba en un producto más sostenible.

Las conclusiones del estudio, parcialmente publicadas en revistas científicas internacionales y defendidas con éxito en forma de tesis doctoral el pasado 16 de mayo de 2019, aseguran que la presencia de aditivos funcionales de origen mineral en los plásticos más comunes (polipropileno y poliestireno, virgen o reciclado) mejoran la mayoría de sus parámetros de sostenibilidad, como la cantidad de agua utilizada y las emisiones de CO2 generadas. Y, además, son más baratos.

Europa está comprometida con la reducción de los plásticos, en particular los de un solo uso, puesto que nuestra dependencia de estos materiales derivados del petróleo, enormemente versátiles, está poniendo en riesgo tanto la tierra como el mar. La prohibición de los plásticos será un proceso largo y costoso y, probablemente, muchas aplicaciones no van a tener un sustituto adecuado que presente un impacto ambiental menor. En el ínterin, los aditivos funcionales de origen mineral pueden ser el primer paso en la dirección adecuada.

PhD Civancik-Uslu ESCI-UPF

Foto: Didem Civancik-Uslu (centro de la imagen), el director de su tesis Pere Fullana y la codirectora Rita Puig (en el lado izquierdo de la imagen), acompañados por el comité de doctorado

También te puede interesar