University

Daniel Faura: “La integridad es indelegable”

  • Miguel Cabré, June 15th, 20
  • 1 min de lectura
Daniel Faura integridad
Xavier Carbonell durante la entrevista a Daniel Faura. / Foto: ESCI-UPF

El profesor Xavier Carbonell entrevista al presidente de ACCID, Daniel Faura. Una charla realizada en la Sala de Actos de ESCI-UPF en la que han hablado de integridad y lucha contra el fraude.

Dentro del ámbito de la asignatura Responsabilidad Social de las Organizaciones, el Director de la Cátedra MANGO de RSC, Xavier Carbonell, ha entrevistado a Daniel Faura, presidente de ACCID y socio-fundador de Faura-Casas. Esta entrevista, dirigida a los alumnos y alumni del GNMI, ha girado en torno al concepto de integridad y a la lucha contra la corrupción.

A modo de introducción, Daniel Faura ha explicado que la integridad es un concepto indisociable a los de la ética y la moral. De la integridad se pueden extraer dos dimensiones, ampliamente debatidas por filósofos, la individual y la social. Cuando hablamos de integridad individual, explica Faura, hemos de pensar en una humanidad kantiana naturalmente buena pero dual, al estar predispuesta a cometer el mal. La social es aquella que deriva del “contrato social” de Rousseau, donde el bien general prima sobre el del colectivo.

A estas dos dimensiones presentadas, Faura añade la llamada integridad nacional, la que (presentada con forma de templo) se fundamenta sobre la conciencia pública y tiene por culminación (en el frontón) conceptos como el Estado del Bienestar o el desarrollo sostenible. Para que esta integridad nacional se tenga en pie se requiere del buen hacer del Estado, el sector privado, el público, los medios de comunicación, la separación de poderes o los controladores. Lo que hace imprescindible una buena coordinación entre todos para alcanzar los objetivos de la sociedad.

Estos órganos controladores luchan contra la corrupción de diferentes maneras, como Transparencia internacional o Oficina antifraude, que crean barómetros para valorar la salud del sistema. Estas organizaciones sirven para dar las primeras señales de alerta e incentivar la investigación. Otra manera de reducir la corrupción es a través de la legislación, con leyes como la de protección de datos (vital ante el ciberfraude) o la ley de transparencia. También es remarcable la lucha que ha emprendido la OCDE frente a los paraísos fiscales, que si estuvieran constituidos como un país, serían los cuartos a nivel de PIB, pues cuentan con un capital de 7 billones de dólares anuales (solo por detrás de EE.UU., China y Japón).

Estas medidas de control reducen enormemente los fraudes porque reducen las posibilidades de encontrar la oportunidad, uno de los tres pilares del fraude junto a la motivación y la racionalización.

También te puede interesar