Business University

“La satisfacción de ver tu propio proyecto crecer lo compensa todo”

Jaypur es una empresa nacida de un TFG

  • Paula Segarra, May 21st, 20
  • 4 mins de lectura
Jaypur empresa TFG
Foto: Paula Segarra

Paula Segarra, alumna de 4º de GNMI, nos explica la historia que la ha llevado de realizar un viaje a la India, a elegir tema de TFG y crear una empresa. Un ejemplo de emprendeduría que ya es realidad.

Siempre he sentido atracción por explorar nuevos lugares. Desde los rincones más desconocidos de Barcelona hasta las zonas más remotas a miles de kilómetros de casa. En julio de 2019, antes de ir de vacaciones a la India, sentí por primera vez la inquietud previa a emprender un viaje. Sabía que era un lugar diferente, donde el caos y la multitud se apoderan de cada una de sus regiones. Un país que o te encanta o te escandaliza. Eso me decían todos.

Recuerdo mi llegada a Delhi. Después de 40 minutos tratando de encontrar un rickshaw que no multiplicara el precio real del trayecto por tres, conseguí llegar a un pequeño hostal en el centro de la ciudad. Nunca sabré si fue por mi cara de fatiga o por simple cortesía que un joven hindú, Haleem, se ofreció a acompañarme a comprar algo de cena y a ponerme al día de las costumbres de su país. Hablamos de motivaciones, culturas y contrastes. Me explicó que, tras haber estudiado Filosofía y Psicología, ejercía como voluntario en un pequeño colegio de Breswana, una región del Himalaya. Creo que, tras esa conversación sobre estudios y enseñanza, valoré más que nunca el hecho de tener acceso a una buena educación.

Con el paso de los días empecé a cogerle gusto al país. Después de un par de semanas en Uttar Pradesh, decidí cambiar de Estado y explorar el Rajasthan. Empecé por Jaipur, la ciudad rosa, sede de palacios y capital de la industria textil. En mi última jornada en la ciudad, pensé que me hacía ilusión llevarme un recuerdo, así que me acerqué a una pequeña fábrica que me habían recomendado. De ahí no solo me llevé dos vestidos únicos, sino que también tuve la oportunidad de conocer todo el proceso productivo y aprender sobre la técnica de estampación manual.

El resto del viaje no fue menos, me encariñé de cada rincón del país hasta el punto de no querer regresar. Cuando volví a España y compartí la experiencia, tuve que prometer a mis amigas que contactaría con la fábrica de Jaipur y me encargaría de pedir un par de vestidos para cada una de ellas.

Ese verano estaba a punto de empezar el cuarto año de carrera, el último, y me iba de intercambio a Japón el primer trimestre. No quería irme sin cerrar el tema sobre el que haría mi Trabajo de Fin de Grado. Así que se me ocurrió que podía aprovechar la “transacción” de vestidos y enfocar el proyecto a la importación de productos y procesos de compraventa internacional, haciendo un plan de creación de una empresa hipotético.

Jaypur, una marca de ropa inspirada en las calles, el alma y la esencia de la India

La idea de crear un negocio me rondaba la cabeza. Pero al igual que con muchas otras ideas, pensé que se desvanecería por falta de tiempo, por el dinero y por el desconocimiento del sector. Sin embargo esta vez fue diferente. Dos compañeras y amigas de la universidad confiaron en la idea y me prestaron dinero… Se convirtieron en la baza que me hizo comenzar a trabajar en mi marca, Jaypur.

Era consciente que arrancar un negocio desde cero no iba a ser tarea fácil, y más teniendo en cuenta que incluía transacciones internacionales y que yo iba a estar cinco meses en Osaka. Fue entonces cuando mi amiga y vecina, Marta, estudiante de ADE, decidió sumarse al proyecto. Poco a poco empezamos a trazar el camino de Jaypur, una marca de ropa inspirada en las calles, el alma y la esencia de la India.

Nuestra empresa busca fomentar la moda responsable, así como apoyar un tipo de economía que potencia el equilibro económico, medioambiental y social. En consecuencia, tratamos de evitar las micro tendencias y el deshecho constante que genera la moda rápida. Por el momento, ofrecemos únicamente ropa de mujer y cada pieza se define por su simplicidad y versatilidad. Asimismo, solo producimos con material de primera calidad y rechazamos el uso de tejidos de alto impacto medioambiental.

Productos empresa Jaypur

Productos de la marca Jaypur. / Foto: Paula Segarra

Desde el inicio quise crear una marca acorde a mis valores y motivaciones. Quería que Jaypur fuera un reflejo de mis días en la India y sentía que faltaba una pieza en el modelo de negocio. Recordé la conversación con Haleem mi primer día en la India y decidí incorporar donaciones de cada venta al colegio Haji Public School, aportando así mi pequeño grano de arena.

Siempre he creído en la filosofía del learning by doing, así que pensé que ese iba a ser un buen método bajo el que operar: básicamente compaginando todas las tareas que conlleva crear una marca de ropa con mi vida universitaria y tropezando, pero sin desistir, insistiendo hasta que las cosas salieran bien. Recuerdo el día que llegó nuestra primera importación. Recibí una llamada conforme el paquete estaba retenido en la frontera, disponíamos de cinco días para realizar el proceso correspondiente o lo devolverían a su origen. ¿”Proceso correspondiente”? Tuve que recuperar mis apuntes de segundo de carrera, hasta contacté con Txemi Aliaga, nuestro profesor de Logística, para pedirle consejo.

Algo parecido ha sucedido con prácticamente todos los pasos que hemos ido dando. La primera vez siempre es más difícil. Nos equivocamos, nos encontramos con frenos y el proceso se ralentiza. Es entonces cuando reaccionamos, buscamos soluciones, aprendemos de nuestros errores y cosechamos experiencia. De eso trata la curva de aprendizaje.

A fecha de hoy disponemos de un plan de operaciones detallado y gestionamos de manera estratégica y eficiente la logística empresarial. La internacionalización del proceso productivo nos obliga a trazar un control exhaustivo de los productos en cada una de sus fases, así como a coordinar los diferentes niveles de transformación que se llevan a cabo en las piezas para que estén perfectas a la hora de ser comercializadas.

Respecto a la comunicación de la marca hemos apostado por promover una imagen corporativa que transmita nuestra personalidad empresarial y valores a través de Instagram. Buscamos crear engagement mediante la publicación de imágenes inspiradoras, noticias relacionadas con el entorno de la marca y contenido vinculado al proceso productivo de las piezas.

Crear una empresa es mucho trabajo, más de lo que pude imaginar el día que decidí empezar, pero la satisfacción de ver tu propio proyecto crecer lo compensa todo. Hemos tenido días de frustraciones, la situación derivada de la crisis sanitaria de la COVID-19 nos ha obligado a posponer la venta de la primera colección, por no mencionar que hemos tenido la producción de la segunda colección parada durante dos meses. Pero decidimos no desistir. Hicimos frente a la situación creando una iniciativa para recaudar fondos y ayudar en la lucha contra el coronavirus, y también aprovechamos el parón para definir el negocio: diseñar nuevos productos, definir la estrategia de comunicación, crear una web… y pulir todos y cada uno de los aspectos de la empresa.

A fecha de hoy, la rueda vuelve a girar. Acabamos de lanzar al mercado las primeras cinco piezas de la colección y se prevé una buena acogida. La producción en la India está en marcha de nuevo, así que contamos con recibir productos nuevos a finales de semana. Y nosotras seguimos trabajando en nuevos diseños, generando valor añadido y haciendo crecer Jaypur. Nadie nos garantiza que salga bien, pero la experiencia de crear el proyecto desde cero es algo que ya tenemos ganado.

También te puede interesar