University

Descubrir Barcelona

Comer bien y barato en bares con personalidad

Fuera de la ruta turística habitual aún queda mucha ciudad por explorar

  • January 13th, 20
  • 2 mins de lectura
Bares con personalidad
Las famosas bravas del Tomás de Sarrià. / Foto: ESCI-UPF

La Sagrada Familia, el Passeig de Gràcia o las Ramblas salen en todas las guías y son algunos de los sitios más visitados por los turistas. Pero Barcelona tiene mucho más que ofrecer. Aún existen rincones con encanto, mucho menos ajetreados y que pasan desapercibidos a la mayoría. En este artículo os descubrimos cinco de ellos que además son gratis.

Para conocer Barcelona puedes pasear de un lado a otro, estudiarte toda la información que sale en las guías o perderte entre transbordos del metro. Pero seguramente no hay mejor manera de conocer una ciudad que con su gastronomía. Y si para algunos la comida es como una religión, en Barcelona tenemos nuestros propios templos.

Las bombas de La cova fumada. En el corazón de la Barceloneta encontraréis este pequeño restaurante que lleva abierto desde 1945. Como buena taberna de barrio marinero tienen un menú lleno de propuestas de pescado y marisco, aunque tampoco faltan platos como los callos con capipota, la butifarra o la ensaladilla rusa. Pero el plato que ha hecho de La cova fumada todo un referente en la Ciudad Condal son sus famosas bombas. Las bombas son una especie de croquetas de patata rellenas de carne que se rematan con allioli y salsa picante y, aunque a estas alturas ya son patrimonio de la ciudad, nadie las hace como en La cova. La mejor manera de llegar es en bus (líneas 59, 47 y V13) pero vigilad antes de ir porque hacen unos horarios bastante particulares.

Las bravas del Tomás de Sarrià. El Tomás es uno de los bares más emblemáticos de Sarrià. Famoso por tener una carta más bien limitada y unos camareros que no se caracterizan por su gran simpatía, la gente de Barcelona y alrededores continúa llenando el Tomás como si se tratara de un centro de peregrinaje. Amadas y odiadas casi a partes iguales, las bravas del Tomás son muy simples: patatas de corte irregular más bien feas servidas con abundante allioli y un chorro de aceite picante. Si sois de los que pedís antes la ración de patatas bravas que la cerveza no podéis sacaros el Máster en Catador de Bravas de Barcelona sin probar las del Tomás de Sarrià. Para llegar solo tenéis que coger los ferrocarriles, bajar en la parada de Sarrià y andar unos pocos metros.

Los bocadillos del Quimet d’Horta. El Quimet d’Horta es uno de los bares con más historia del barrio. Su gran especialidad son los bocadillos (los hay de 85 combinaciones diferentes) y las tortillas de patatas, aunque también tienen una amplia oferta de tapas y platillos. Más allá de la comida, la subida hasta este bar de Horta merece la pena por su mítico edificio, con su mobiliario de madera y unas puertas señoriales que rozan los 100 años y por la colección de más de 5000 botellines que acumula y expone el propietario del bar. Las paradas más cercanas son el metro L3 Horta o los autobuses 185 y 86.

Los bocadillos del Bar Fidel. En una de las pequeñas calles que llevan a la plaza del MACBA, en el barrio del Raval, se encuentra este pequeño bar donde no parece que hayan pasado los años. Y eso no es tarea fácil teniendo en cuenta la cantidad de locales hipsters que están proliferando últimamente en esta zona de la ciudad. En el Fidel encontraréis bocatas con las combinaciones más sorprendentes que os podáis imaginar y unas bravas que se salen de la norma. La manera más fácil de llegar es con el metro L1 o L2 (bajando en Universitat o Sant Antoni) o bien con el bus H16 para luego adentraros en las calles del Raval.

La Bodega 1900. Y como propina también os dejamos este proyecto de Albert Adrià que fusiona platos de toda la vida y cocina de vanguardia. Si bien es verdad que los precios no son tan asequibles como los demás restaurantes de la lista, tenedlo en cuenta para una ocasión especial. En La Bodega 1900 encontraréis tapas del nivel de El Bulli y productos de primerísima calidad sin tener que dejaros un riñón y medio a la hora de pagar. El local de La Bodega 1900 está situado en el barrio de Sant Antoni, donde podéis llegar con la L3 (Poble Sec) o con el bus 55.

También te puede interesar