Universidad

Bolivia y la caída de Evo Morales

Las razones étnicas y económicas

  • Miguel Cabré, 20 de Noviembre de 2019
  • 3 mins de lectura
Bolivia
Manifestación del 11 de noviembre de 2019 en Buenos Aires delante de la embajada boliviana en Argentina para rechazar el golpe en Bolivia y apoyar a Evo Morales. / Foto: Shutterstock (Laura Rivas)

Durante las últimas semanas la situación política boliviana ha acaparado las miradas del mundo. Analizaremos la situación del país andino y buscaremos las razones que expliquen cómo se ha llegado a este punto.

Durante más de una década, Bolivia ha sido el país más estable de América Latina. Sin embargo en los últimos meses ha crecido una oposición apoyada por los grandes exponentes del ecologismo mundial. La situación, acrecentada por las denuncias de la OEA por fraude electoral (negado por la CELAG y la CEPR), ha llevado a la “renuncia” del presidente Morales.

En nombre de Dios se quemó la Wiphala

Bolivia es un estado plurinacional que reconoce 36 pueblos originarios. Con sus lenguas, tradiciones, vestimentas, símbolos y religiones. La Wiphala, de origen aimara, es desde 2009 reconocida como la bandera emblema de esta plurinacionalidad.

Pero las enseñas indígenas no integran a todos. En las zonas residenciales urbanas, de mayoría blanca, existe una población enemiga de los indígenas. El día de la renuncia de Morales, se pudo ver. En las zonas donde tiene más presencia esta oposición (Santa Cruz, por ejemplo) salieron a la calle bandas paramilitares que agredieron a los partidarios de Morales y del MAS.

Mientras la autoproclamada presidenta interina y sus apoyos entraban en el Parlamento abrazados a su Biblia, en las calles, sus seguidores quemaban, cortaban y orinaban Wiphalas. Declarando así una guerra racial y religiosa, donde el ejército tiene vía libre para disparar, algo que recuerda a otros tiempos.

La respuesta popular ha sido la movilización masiva bajo la Wiphala. Evo Morales es el primer presidente de origen indígena y campesino de Bolivia. Su vinculación con el pueblo explica la respuesta de este, aún con la represión que Áñez, Camacho y Mesa promueven.

En el nombre de Friedman

Desde el primer día, las políticas de Morales se centraron en dos bloques: pobreza y renacionalización. En 2006 el país andino era, con Nicaragua, el más pobre de Latinoamérica. En estos 13 años, los gobiernos del MAS han reducido la pobreza del 60% al 34,5% y la desigualdad (índice GINI).

En los últimos 13 años, la política boliviana ha buscado revertir las privatizaciones de recursos naturales. Se nacionalizaron más de 20 empresas “estratégicas”. Actualmente el Estado controla más del 40% del PIB nacional. Lo que ha llevado a Bolivia a multiplicar el PIB por cuatro en este periodo (los datos económicos sobre Bolivia son extraídos del Banco Mundial).

Según diferentes analistas, es la propiedad de estos recursos donde reside la causa de este golpe. Bolivia alberga las mayores reservas de litio del mundo (70% según el gobierno), un material imprescindible en las baterías de teléfonos móviles, ordenadores, tabletas, coches, etc. El proyecto de Morales consistía en la creación de una industria mixta de baterías, incluso automovilística. La baja retribución que recibía la zona movilizó a los trabajadores e hizo que se rompiera el contrato con ACI Systems (proveedora alemana de TESLA).

La llegada al poder de la derecha golpista abre la posibilidad de una reprivatización de los recursos mencionados. Algo que explicaría los movimientos en bolsa de TESLA, Inc. (véase los movimientos en NASDAQ los días 20/10/19 y 10/11/19).

La liberalización de la economía boliviana parece ser uno de los motivos de más peso a la hora de hacer caer el gobierno de Morales. Y a la vez llevan a la movilización popular frente al golpe. La imposición de los valores de Milton Friedman (padre del neoliberalismo) parecen planear sobre Bolivia. Unos ideales que se aplicaron por primera vez con un golpe de estado militar en Chile y han atacado durante décadas a Latinoamérica. Este es un recuerdo que, junto a la defensa de su cultura, llevan a la movilización popular frente al golpe.

Actualmente en Bolivia operan 35 empresas españolas. Abarcando desde pymes a grandes multinacionales como ACCIONA o REPSOL. La resolución del conflicto boliviano determinará el futuro de todas ellas.

 

Para saber más: 

 

También te puede interesar