LCA4Climate Universidad

Nuevas generaciones de supermercados sostenibles

¿Qué determina la responsabilidad ambiental de las empresas?

  • 4 de Julio de 2019
  • 3 mins de lectura
La sostenibilidad podría ser el futuro de los supermercados
La sostenibilidad de los supermercados podría marcar su futuro próximo. Imagen: Pixabay.com

Laura Aranda y Judith Lloret, alumnas del de la asignatura Gestión de la Sostenibilidad del Grado en Negocios y Marketing Internacionales, se preguntan si el compromiso con la sostenibilidad de un supermercado juega algún papel en los hábitos de consumo.

Cada vez se escucha más la palabra sostenibilidad que, lejos de ser una moda o una tendencia, ha llegado a nuestras vidas para quedarse. El impacto medioambiental que generamos en nuestro día a día, o que contribuimos a generar con nuestras actividades o compras, cada vez preocupa más a un mayor número de personas.

Cómo consumidores, comenzamos a sentir la necesidad de actuar de forma responsable con el planeta en todo aquello que hacemos, individual o colectivamente, integrando en nuestras rutinas acciones que contribuyan a conseguir un futuro sostenible. Todo esto pasa, por ejemplo, por dejar de comprar en empresas que no estén social y medioambientalmente comprometidas.

Responsabilidad ambiental

Para las empresas, la sostenibilidad se ha convertido en un elemento determinante para sobrevivir en el mercado. Las personas queremos que las marcas que consumimos sean conscientes y responsables, por lo que las compañías deben adaptarse si quieren ser competitivas en el mercado en un medio-largo plazo, ya que esta tendencia está y seguirá en crecimiento.

Cuando se trata de llenar el carro de la compra, muchos consumidores exigimos conocer más información sobre los productos que escogemos. Nos hemos convertido en expertos en conservantes, procesos de producción, plantaciones de origen, etiquetado… Pero no nos quedamos solo aquí, existe cada vez un mayor número de consumidores que contempla los valores y compromisos de la empresa de producción o retail a la que acude. Y cada vez más, depositamos nuestra confianza en aquellas marcas que cuidan nuestra salud ofreciendo calidad a la vez que respetan el medio ambiente.

De hecho, según una encuesta de PEFC Internacional, más de la mitad de los consumidores (54%) considera que las etiquetas de certificación son la prueba más segura de que se han tenido en cuenta las recomendaciones ambientales y de desarrollo sostenible. Y, además, las comprueban.

El caso de Lidl

Un ejemplo de compañía que ha sabido adaptarse a este contexto y dar respuesta a los nuevos “ECOnsumidores” es la cadena Lidl Supermercados. La compañía alemana se ha comprometido con los más de 3,5 millones de clientes que pasan semanalmente por sus tiendas españolas a ofrecer productos saludables a la par que sostenibles.

En los últimos años, Lidl ha ido adaptando su modelo de negocio original al perfil del consumidor español, sin perder de vista la esencia de su filosofía discount. Y así es como han creado su propio modelo de “Tienda total”. En este tipo de establecimientos se conjugan los elementos de discount (eficiente, funcional y productiva) con un enfoque al cliente (cómoda, luminosa, moderna, cercana, etc.), todo ello diseñado y construido desde la óptica de la sostenibilidad ambiental, económica y social. Por ejemplo, mediante criterios de construcción sostenible, consiguen un “mayor ahorro energético y aprovechamiento respetuoso de los recursos”, según explican.

Lidl España está apostando por la sostenibilidad de sus tiendas

La cadena Lidl está desarrollando un nuevo concepto de «ecotienda». Imagen: tiendaecoeficiente.blogspot.com

Por otro lado, en 2017, recibió la certificación de Energía Verde, que acredita que todala energía que contrata en sus tiendas, centros logísticos y oficinas es de origen renovable. En 2018 eliminaron el 100% las bolsas de plástico de sus establecimientos, lo que supone más de 1.300 toneladas de plástico y en 2019 tienen claro su objetivo: “eliminar de sus estanterías todos aquellos productos que contengan plásticos de un solo uso”. Lidl calcula que, entre las dos iniciativas, podrá evitar la emisión de más 1.000 toneladas anuales de dióxido de carbono, principal motor de la presente crisis climática.

Asimismo, Lidl ha creado el paradigma de las tiendas del futuro, las “Ecotiendas”, que constan de sistemas de gestión eficiente de recursos, instalación fotovoltaica para autoconsumo, aparcamiento para vehículos eléctricos, etc. Este modelo se instauró el pasado año en diferentes tiendas Lidl como prueba piloto para implantarlo en el resto de sus establecimientos en España. El pasado 7 de febrero, Lidl inauguró una nueva tienda entre Esplugues y Barcelona que se ha convertido en referente en eficiencia energética y la más grande de España.

Este es un gran ejemplo de los esfuerzos que las grandes compañías pueden hacer por el medio ambiente, demostrando que el progreso tecnológico y el confort de los clientes y empleados pueden convivir con la sostenibilidad, siguiendo un modelo de negocio respetuoso que minimice su huella en el medio ambiente.

Con este contexto, surgen varias preguntas: ¿Cómo reaccionarán las grandes cadenas de supermercados a las recientes iniciativas de Lidl? ¿Qué ventajas conseguirá la cadena, siendo pionera y líder en España en materia de sostenibilidad y cuidado del planeta? ¿Atraerá esto nuevos clientes?

La respuesta a estas preguntas puede determinar el aspecto y los servicios de los supermercados del futuro. Quizás tu próxima compra no sólo llene la nevera, sino también las esperanzas de dejar un planeta mejor para las generaciones venideras.

También te puede interesar