Marketing

Puntos clave de la transformación digital

El reto de actualizarse o morir

  • Andrea Castañar, 7 de Febrero de 2019
  • 5 mins de lectura
Foto: Arxiu ESCI-UPF

Una de las prioridades para cualquier negocio es ponerse al día en transformación digital: formar, definir una buena estrategia, reestructurar y adaptar procesos. Pero todavía son muchos los interrogantes sobre lo que implica este cambio en las empresas.

En España, el  39,9% del tejido empresarial está formado por microempresas (entre 1 y 9 trabajadores) y el 5,2% por pequeñas empresas (entre 10 y 49 trabajadores). Para este tipo de compañías es muy difícil llevar a cabo el cambio digital por una cuestión de recursos, tanto técnicos como humanos.

Estas dificultades no se deben únicamente a una falta de presupuesto, sino también a la falta de crecimiento estable que hace posponer y ralentizar la aplicación de estas mejoras.

Para llevar a cabo una transformación digital es necesario contar con nuevas herramientas que ayuden a medir las acciones realizadas, contratar personal que las sepa usar, formarse continuamente y analizar los procesos.

No se trata solo de contratar un nuevo CRM o ERP, sino de reinventarse como compañía en este nuevo mercado global para conseguir los objetivos empresariales. Actualmente quien tiene el poder es el consumidor, y por ello toda la estrategia debe estar centrada en el cliente.

¿Qué buscamos con la transformación digital?

  • Automatización de los procesos: Implementar una estrategia transversal a todos los departamentos para que haya fluidez en la comunicación y agilidad en la toma de decisiones y así evitar la burocracia.
  • Digitalización: Definir una buena estrategia y cultura digital para alinear la tecnología con los procesos. No se trata únicamente de crear redes sociales para tu empresa, sino de ver las nuevas oportunidades que existen gracias a los cambios de comportamiento del nuevo consumidor 4.0.
  • Minimizar costes: Buscar las mejores soluciones con el mínimo coste.
  • Maximizar eficiencia: Aumentar la productividad en las tareas de todos los departamentos gracias al apoyo de herramientas que permiten tener un mayor control sobre la organización y ofrecen la posibilidad de mejorar contínuamente. Por ejemplo, herramientas de analíticas web como Google Analytics o dashboards.

¿Cómo logramos una transformación digital?

La transformación digital es una árdua tarea para los autónomos y las empresas más pequeñas. Solo las medianas y grandes empresas cuentan con el presupuesto y el personal suficiente para poder afrontar estos cambios. A pesar de esto, hay ciertos pasos que todas las empresas pueden ir implantando:

  • Formación y herramientas: Existen numerosas herramientas digitales que ayudan a esta transformación. Aunque algunas de ellas pueden tener costes elevados, es importante considerar el valor global de la herramienta en cuanto al ahorro de tiempo, la efectividad, la posibilidad de desarrollar la herramienta sin necesidad de contar con otros departamentos, etc. Una vez tomada la decisión de adoptar una herramienta, es importante formar al equipo para que la sepa utilizar, sacarle un buen provecho y ver qué funcionalidades se ajustan mejor a las necesidades de la compañía. También hay que diseñar el plan formativo necesario para los empleados.
  • Implicación: ¿Quiénes van a liderar estos cambios? ¿Qué departamentos van a ser los primeros en adoptarlos y cuáles serán más reticentes? Conviene estructurar la empresa para que haya siempre un líder de equipo que ayude a los demás a implicarse y a adoptar estas nuevas tecnologías. Sin una implicación de todo el equipo, difícilmente se podrán establecer nuevos procesos.
  • Explicar beneficios: Los managers deben implicar a sus empleados y explicarles bien todos los beneficios que aporta la transformación digital. Por ejemplo, el ahorro de tiempo, la disminución de tareas manuales o la obtención de datos para tomar mejores decisiones.
  • Equipo directivo: Lo primordial es que esta transformación digital esté liderada por los socios, los accionistas o el CEO, de lo contrario, difícilmente podrá llevarse a cabo con éxito.
  • Optimización y planificación: El análisis es otro de los puntos importantes. La información es poder: la posibilidad de tomar mejores decisiones y hacer predicciones permite planificar a largo plazo para anticiparse a los retos que puedan plantearse en un futuro. Además, también hay que tener en cuenta que no se trata de un cambio estático, sino de una evolución constante, revisable y sujeta a modificaciones a lo largo del tiempo.

Ventajas de la transformación digital

  1. Comunicación con clientes: La comunicación con clientes se agiliza a través de la implementación de diferentes soluciones. Una de ellas son los chatbots, que a pesar de requerir una inversión considerable de tiempo y dinero, pueden llegar a sustituir a uno o dos empleados del departamento de atención al cliente. Hay que sopesar lo que a la larga va a beneficiar más a la compañía.

  2. Nuevas oportunidades de negocio y fuentes de ingresos: Gracias a todos los datos que se pueden extraer al analizar el negocio, es posible descubrir qué partes de la empresa generan una mayor rentabilidad y, por tanto, nos interesará potenciar, y cuáles están generando pérdidas. Esto sirve de guía para valorar nuevas oportunidades de expansión internacional, apertura de nuevos mercados o la oferta de nuevos productos y servicios. También permite analizar de dónde provienen las mayores fuentes de ingresos o cómo monetizar algunos departamentos que hasta el momento solo generan pérdidas para la empresa.

  3. Conocimiento de datos: Muchas startups o nuevas empresas mueren antes de los 5 años de vida. No se puede afirmar que el análisis de datos asegure el éxito, pero probablemente tomaremos decisiones basándonos en insights reales de hacia dónde van nuestros consumidores y no basándonos en simples suposiciones que pueden ser erróneas. Preguntar a los clientes en qué debería mejorar la empresa y analizar las tendencias del mercado puede ayudar a alargar la vida de la empresa.

  4. Reducción de costes: Ante la imposibilidad de generar más ventas, quizás es hora de plantearse qué gastos se pueden recortar: ¿prescindir de herramientas de pago que no se usan?, ¿cambiar las condiciones de pago de algún servicio?, ¿pedir un descuento a un proveedor?

  5. Mayores oportunidades de crecimiento del equipo: Una mayor facturación y crecimiento implica mayores oportunidades de crecimiento para el equipo, ya sea por la expansión de la empresa o por la ampliación del personal.

  6. Captación de talento: La buena configuración del equipo es un factor clave en la imagen de la marca que ejerce de imán para los perfiles más interesantes.

  7. Trabajadores felices: La motivación de tus empleados es fundamental para el motor de la empresa. Cuanto más felices están los empleados, mayor es el rendimiento de la empresa. La retención de capital humano es muy importante para el éxito de la compañía.  

Tal y como confirma Hubspot, uno de los mayores retos para las empresas es conocer cuál es el ROI de todas las acciones que se están realizando actualmente. Así que la transformación digital ayuda a conocer el retorno de las inversiones y a mejorar la toma de decisiones. ¿Ya has iniciado la transformación digital en tu empresa?

También te puede interesar