Universidad

Películas para “viajar” por Europa

  • Miguel Cabré, 15 de Mayo de 2020
  • 5 mins de lectura
Viajar Europa peliculas
Foto: Pixabay (pexels)

Las grandes ciudades europeas han sido protagonistas de infinidad de películas y, viendo que es poco probable viajar este verano, queremos proponeros una lista de películas con las que descubrir ciudades sin salir de casa.

Aunque parezca mentira, hace poco más de dos meses se decretó el Estado de Alarma. Desde entonces salimos mucho menos a la calle y solo cuando tenemos un motivo de peso. Ahora ha empezado el plan de “desescalada” y mientras algunas regiones ya se encuentran en la Fase 1, lo que les permite quedar con hasta 10 personas e ir a terracitas, nosotros seguimos en la 0, que solo nos deja salir una horas para pasear o hacer deporte.

En las próximas semanas, o meses, este plan irá avanzando y cada vez nos acercaremos un poquito más a la nueva normalidad, ese ser mitológico del que aún poco conocemos. Lo que parece seguro es que este verano nos podemos ir olvidando de viajar. Por ello, como hicimos con Barcelona durante el momento más severo del confinamiento, hablamos de películas con las que “viajaremos” por Europa.

Aunque Fernando Simón no nos deje ir de viaje, ni poniendo nosotros la alfombra mágica y la mascarilla… hoy visitaremos 5 ciudades europeas a través de películas.

Roma

La capital italiana es el paraíso del turismo y es que cada rincón de la ciudad nos evoca el brillante pasado de la Ciudad Eterna. Lo mismo deben pensar el 90% de directores de cine, y es que las calles de Roma aparecen en infinidad de películas. En nuestra actual situación, nos sirve para descubrir “Romas” distintas.

Este verano no podremos pisar las calles de sampietrini, cosa que en Agosto casi será de agradecer y es que si Vacaciones en Roma se hubiera grabado en ese mes probablemente la habrían titulado Lipotimia en Roma. Es con la Princesa Anna i el periodista Joe con quienes queríamos empezar nuestro recorrido por la ciudad dado que su historia, escrita por Dalton Trumbo, acaba siendo un homenaje a la ciudad que los envuelve. Con ellos descubriremos el Coliseo a lomos de una Vespa y tomaremos un helado en la escalinata de Piazza Spagna.

Cuando visitamos una ciudad, también nos gusta alejarnos de los grandes monumentos y multitudes para llegar a la ciudad anónima, allá donde viven los romanos en este caso. Esta Roma humana es la que nos enseña A Roma con Amor, en una narración principalmente basada en el barrio del Trastevere.

Por último, visionamos La Gran Belleza, una obra maestra de Sorrentino que nos presenta la Roma más decadente, la de una élite rica pero a la vez absolutamente insustancial, donde la imagen y la belleza es todo lo que queda.

París

El cine es uno de los grandes responsables de la consideración de París como la Ciudad de las luces o la Ciudad del Amor. Pocos serán los que le nieguen a la capital francesa el mérito de estos títulos y, a los que lo hagan, les será difícil encontrar razones para ello.

Si queremos descubrir París, hay una película que nunca nos dejará indiferentes y esa es Paris, je t’aime. Esta película son 18 historias contadas por distintos directores que, a modo de cortometrajes, nos presentan cada uno de los barrios de la ciudad. Al final, la película, como lo es París, acaba siendo un canto descarado al amor y a la alegría de vivir.

El mundo de la animación ha centrado también muchas historias en las calles de París. Las aventuras del campanero más conocido del mundo, Quasimodo, y las de la rata más gourmet, Remy en Ratatouille, tuvieron a la ciudad como un personaje más, una ciudad donde todo era posible para todos. Ballerina es una película de animación francesa que cuenta la historia de una niña huérfana que sueña con bailar en la París de finales del siglo XIX, una ciudad industrial y activa donde en cada esquina se esconden nuevas aventuras.

Londres

Hablar de películas ambientadas en Londres tiene cierta trampa y es que hay miles de historias literarias que tienen a sus protagonistas afincados en la ciudad del Támesis. Por ello, viajar a la capital británica desde la ficción es muy fácil porque Londres es la ciudad de Westminster, de la City y de Buckingham, pero también es la ciudad de Sherlock, de Mary Poppins, de Paddington, de Jack el Destripador y, evidentemente, de Bond, James Bond.

La capital del Reino Británico sufrió especialmente los ataques del nazismo en sus carnes, siendo bombardeada durante meses. Durante esta época aciaga para su historia, Londres se mostró inexpugnable por una razón, su pueblo. Los londinenses vivían aterrados por la simple idea de que la esvástica ondease en Buckingham, por ello resistieron. Esta Londres fortificada y valiente es la que se nos descubre en El Instante más oscuro.

Aunque el tiempo no suele acompañar, Londres también nos ofrece estampas pintorescas que le ablandan el corazón al más frío. Historias como la del Diario de Bridget Jones o Notting Hill nos descubren una ciudad que nada tiene que envidiar a París en cuanto a lo de Ciudad del Amor.

Viena

La música y la capital austríaca han ido siempre de la mano y es que las cortes de los Habsburgo siempre tuvieron buen oído. En Viena vivieron algunos de los más grandes compositores de la historia, de Schubert a los Strauss. Por ello nos fiaremos y, de la mano de dos músicos, enemigos acérrimos, descubriremos Viena. Hablamos de la película Amadeus. En este largometraje veremos la ciudad imperial en todo su esplendor, desde la vida cortesana de palacio hasta la de las clases bajas haciendo un paralelismo con la música de la época. Las grandes óperas enfrentadas a los geniales vodeviles.

Una ciudad también retratada en Copying Beethoven donde la joven Anna Holtz trabajó con el anciano compositor.

En La Dama de Oro, donde Helen Mirren interpreta a la judía Maria Altmann, vemos una ciudad que ha purgado su conciencia después de la Segunda Guerra Mundial, época muy bien representada en El vendedor de Tabaco. En esta película, la de Mirren, descubrimos una ciudad moderna y burguesa donde la cultura austríaca es una de las protagonistas. Con largos planos de la ciudad, nos descubren la belleza de la arquitectura, la pintura y la música vienesa.

Amsterdam

Por último, Amsterdam, la ciudad más conocida de los Países Bajos y también la que más veces ha sido visitada por el cine. Al igual que con las ciudades ya mencionadas, no es difícil enamorarse de Amsterdam por los canales y los museos, por su encanto y su gastronomía que recibe muchas menos atenciones de las que merece.

Amsterdam es una ciudad bulliciosa debido, en parte, a las estrechas calles del centro. Esta situación se ha utilizado y retratado muchas veces en el cine y es lo que llevó a James Bond (Sean Connery) a una visita a la ciudad de los diamantes. En Diamantes para la eternidad, el agente secreto más famoso recibe una llamada que le alerta de la desaparición de unas piedras preciosas. Una intriga que le llevará hasta la ciudad neerlandesa.

Podemos seguir con la temática de acción y es que Amsterdam también ha sido el centro neurálgico de uno de los robos más elaborados de la historia del cine. En Ocean’s Twelve, Danny Ocean (George Clooney) y sus compinches deberán interactuar con la propia ciudad para lograr su descabellado objetivo.

Para terminar vamos con la película más gamberra de todas, EuroTrip, una roadmovie que, como si de un Interrail se tratara, lleva a sus protagonistas por distintas ciudades europeas. Llegando a Londres desde EE.UU., para llegar al Vaticano, pasando por París, Amsterdam o Berlín. Una comedia desenfrenada con la que viajar por Europa entre carcajadas.

También te puede interesar