Investigación

Las emisiones globales de CO2 alcanzan un nuevo récord

  • Llúcia Ribot, 10 de Abril de 2019
  • 2 mins de lectura
combustibles fósiles cambio climático
En 2018, los combustibles fósiles alcanzaron casi el 70% del crecimiento por segundo año consecutivo

El consumo de energía mundial creció un 2,3% en 2018, casi el doble de la tasa promedio de crecimiento desde 2010, impulsado por una economía global robusta y mayores necesidades de calefacción y refrigeración. Como resultado, las emisiones de CO2 aumentaron un 1,7%, alcanzando un nuevo récord.

En marzo de 2019, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) publicó el segundo informe anual en línea sobre el estado global de la energía y el CO2, que ofrece una fotografía de las tendencias y desarrollos mundiales recientes en combustibles, fuentes renovables y eficiencia energética y emisiones de carbono, en 2018. “La demanda para todos los combustibles aumentó y los combustibles fósiles alcanzaron casi el 70% del crecimiento por segundo año consecutivo, liderados por el gas natural que representó casi el 45% del aumento en la demanda total de energía. Las energías renovables crecieron a un ritmo de dos dígitos, pero aún no lo suficientemente rápido para satisfacer el aumento de la demanda de electricidad en todo el mundo”, según el Informe. Además, “la eficiencia energética ha experimentado una mejora limitada”.

En 2018, “las energías renovables crecieron más de un 4%, representando alrededor de una cuarta parte del crecimiento de la demanda total de energía primaria”.

“Como resultado de un mayor consumo de energía, las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía aumentaron un 1,7%. La generación de energía a base de carbón sigue siendo el mayor emisor, ya que representa el 30% de todas las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía”, apunta el Informe. Si observamos las tecnologías, “la demanda mundial de gas se expandió a su ritmo más rápido desde 2010, con un crecimiento interanual del 4,6%. La demanda de petróleo creció un 1,3% y el consumo de carbón aumentó un 0,7%, representando una cuarta parte del crecimiento de la demanda global”. Además, “las energías renovables crecieron más de un 4%, representando alrededor de una cuarta parte del crecimiento de la demanda total de energía primaria”. Esto es debido, en gran medida, a la expansión de la generación eléctrica, donde las energías renovables representaron el 45% del crecimiento en 2018, según el Informe.

Los fenómenos meteorológicos extremos, consecuencia del cambio climático, con temperaturas medias de invierno y verano en algunas regiones que se acercaron o superaron los registros históricos, también fueron responsables de casi una quinta parte del aumento de la demanda mundial de energía. “Las bajas temperaturas impulsaron la demanda de calefacción y, lo que es más importante, las temperaturas más cálidas del verano elevaron la demanda de refrigeración”, como se destaca en el Informe.

Demanda energética por regiones

Los resultados en la demanda de energía por región muestran que China, Estados Unidos y la India representaron en conjunto casi el 70% del aumento de la demanda. “En Estados Unidos, el aumento anual de la demanda de gas el año pasado fue equivalente al consumo actual de gas en el Reino Unido”. En contraste, la demanda de energía en Europa aumentó solo un 0,2%. Por ejemplo, “un aumento en la eficiencia energética en Alemania dio lugar a una caída del 2,2% en la demanda de energía, con una disminución de la demanda de petróleo de más del 6%”, según el Informe.

Como se describe en el Informe de la IEA, “en 2018 se produjo un menor uso de gas para la generación de energía, especialmente en algunos de los mayores consumidores, como Alemania, Italia, España, Turquía y el Reino Unido”. A pesar de la menor demanda, “la combinación de la disminución de la producción nacional y la necesidad de reponer el almacenamiento después de una retirada masiva durante los primeros meses del año contribuyó a un récord de más de 200 miles de millones de metros cúbicos de importaciones desde Rusia”.

A la luz de estos resultados, se torna urgente instar a los gigantes energéticos a limitar su consumo con el objectivo de lograr el Acuerdo de París, adoptado el 12 de diciembre de 2015, en la COP21. Por ahora, esta reducción continua siendo un objetivo más que una realidad.

Sobre la IEA

De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), esta organización intergubernamental autónoma con sede en París fundada en 1974 para ayudar a los países a responder colectivamente a las interrupciones en el suministro de petróleo, trabaja para garantizar energía fiable, asequible y limpia para sus 30 países miembros, incluida España, y a nivel global. Su misión está centrada en cuatro áreas principales: seguridad energética, desarrollo económico, conciencia ambiental y compromiso en todo el mundo.

También te puede interesar