Una incertidumbre llamada Brexit

No ha sido fácil. La complejidad del asunto ha provocado que el Gobierno británico y la UE apuraran los plazos para cerrar un acuerdo sobre el Brexit. Conseguido este, queda lo más difícil: que Westminster dé su visto bueno. Y a día de hoy, el resultado no está nada claro.